Spanish English

Día Mundial de las Aves Migratorias - Las aves migratorias, indicadoras del equilibrio natural de los ecosistemas

el .

El Día Internacional de las Aves Migratorias celebrado el 10 de mayo de este año, fue creado con el propósito de generar conciencia de conservación a estas especies de singular belleza y funcionalidad. La iniciativa, proveniente de la Secretaría del Acuerdo para la Conservación de aves acuáticas migratorias africanas-eurasiáticas en colaboración con la Secretaría de la Convención sobre la Conservación de las especies Migratorias Silvestres (CMS), tratados internacionales administrados por el PNUMA, está orientada, entre otros aspectos, a “concienciar a la población mundial sobre las amenazas que enfrentan estas especies, su importancia ecológica y el valor de la cooperación internacional para conservarlas”.


Para este año el lema del evento es: “Su futuro es nuestro futuro”. Nada más acertado en un planeta donde la contaminación, el comercio ilícito de especies silvestres, la destrucción de sus hábitats, la deforestación y el cambio climático, entre otros factores, amenazan las poblaciones de aves que, como las migratorias, traspasan fronteras entre países y continentes, siguiendo sus instintos para encontrar mejores lugares de alimentación y anidación.

Colombia, uno de los países más biodiversos, posee 1.905 especies de aves silvestres (El 20 % de la totalidad de especies en el mundo), de las cuales 275 especies son migratorias, principalmente acuáticas. Estas especies realizan largos viajes desde el Norte y Sur del continente, alejándose de los rigores del invierno en estos apartados lugares geográficos. En las llamadas zonas no interconectadas, la población de aves es significativa, debido a la variedad de pisos térmicos, vegetación, ecosistemas, cuerpos de agua y paisajes existentes.
 
De acuerdo con el Ministerio de Ambiente, en el país se han identificado varios sitios de importancia para las especies migratorias acuáticas y playeras, como la región Caribe, los Andes, la Reserva de la Biósfera RAMSAR Ciénaga Grande de Santa Marta, la Isla Salamanca, la Sabana Grande y el Complejo de Humedales costeros de la Guajira.

La inmensa península, ubicada en el extremo nororiental de Colombia, está matizada por desiertos, colinas bajas, playas y humedales. Asombra no solo por sus paisajes, sino porque es también hogar de variedad de especies (algunas endémicas), un lugar de descanso para “Aves de todo el mundo”, como lo asegura Jorge Medero, habitante de El Cardón, en Uribia.

“Valoremos las aves”, “Déjenme ser libre”, entre otros mensajes, nos dejaron los niños de la comunidad Ysouipachon (cactus en dialecto Wayúu), en reciente visita de un Biólogo del IPSE, quien realiza un estudio línea base de aves orientado al flamenco rosado Phoenicopterus ruber, ave insignia para la comunidad.

La visita de esta ave migratoria se limita a algunos municipios del departamento. El viaje comienza cuando ponen sus huevos en los manglares del mar Caribe de Venezuela y Brasil, allí crecen y son cuidados por sus padres, después de doce semanas están listos para volar y empezar su visita por Colombia. Las primeras parada son Manaure y el SFF Los Flamencos, aquí se alimentan, se reproducen, descansan, luego algunos suben hasta Uribia, otros se quedan. Los que suben se devuelven al SFF Los Flamencos por la noche, y unos pocos se quedaran en Uribia un tiempo. Este espectáculo natural de observar el cielo color rosa podemos disfrutarlo durante los meses de octubre a enero.

Para la celebración de este día, organizaciones y entusiastas han programado varios eventos para realizar conteos de aves o avistamientos, a fin de actualizar los censos de las poblaciones de aves silvestres, importantes bioindicadores de la salud de nuestros ecosistemas.

Únete a esta grata experiencia, conoce nuestras aves, apoya su conservación.

  •  

     

Certificaciones ICONTEC - IPSE